Más... Cara

 

 

 

Elixir de belleza y juventud

 

Se han convertido en la solución para las pieles castigadas. Auténtico elixir de  juventud concentrado en unas pocas gotas. Este producto, que en un un principio se formulaba con suero de caballo, de ahí su nombre, es la´auténtica estrella del mundo de la cosmética. Proporcionan resultados espectaculares y  los hay para cualquier  tipo de problema o necesidad,  tanto para el hombre como para la  mujer.

 

Con el paso del tiempo los resultados han demostrado los beneficios de los sérum y de ahí que se hayan creado fórmulas específicas para cada edad y estado de la piel. Conocer los distintos tipos de productos ayuda a conseguir los efectos deseados:

 

  • Remodelador. Especialmente pensado para que las pieles maduras puedan recuperar el óvalo facial y frenar el descolgamiento de la piel.

  • Anti estrés. Ideal para los rostros expuestos a un exceso de sol o sometidos a climas extremos. Una buena solución para pieles fatigadas.

  • Hidratante. Reduce las líneas de expresión y son un bálsamo para cutis descamados y tirantes.

  • Revitalizante. Tonifica los músculos faciales y reaviva las pieles con signos de relajación.

  • Efecto inmediato. Borra huellas de cansancio momentáneo además de fijar y prolongar el maquillaje. Muy práctico para llevar en el bolso.

  • Alisante. Ataca las líneas de expresión marcadas contrarresta los efectos del fotoenvejecimiento.

  • Antiedad. Lo mejor cuando aparecen las primeras arrugas, manchas o ante estados de extrema sequedad.

  • Tensor. Devuelve  la firmeza al contorno del rostro al tiempo que reduce las finas arrugas y suaviza la piel.

  • Iluminador. Muy necesario para las pieles afectadas por el sol, el tabaco o la contaminación. También activa el riego sanguíneo.

  • Reparador. Buena solución cuando la piel del cutis no puede ya autoregenerarse. Se aplica dos veces al día, por la mañana y la noche.

  • Antimanchas. Cuando se necesita dar resplandor a  una piel apagada o eliminar las manchas. Se puede utilizar también en la piel de las manos.

 

Científicamente demostrado, los sérum solucionan de forma bastante satisfactoria un gran número de problemas relacionados con el rostro. Unas pocas gotas hidratan, nutren y reparan, tanto en profundidad, cuando actúa sobre los tejidos epidérmicos (tratamiento de choque) o cuando produce sus efectos beneficiosos de forma rápida y urgente (efecto flash).

 

Al haber demostrado sus grandes virtudes, ha pasado de ser un producto elitista y de alta cosmética ha convertirse en uno de los artículos más buscados  Muchas son las firmas que ya incluyen los sérum entre sus líneas de tratamiento.

Su fórmula contiene numerosos componentes –el suero de caballo con el que inició su desarrollo le prestó además el nombre con el que se ha hecho  mundialmente famoso- de absorción inmediata y una gran penetración. De ahí su efectividad. De textura acuosa, este producto ha evolucionado hacia el formato gel o emulsión fluida.

 

Las señas de identidad de los sérum que le diferencian del resto de productos de tratamiento de belleza son:

 

  • Para todo  tipo de pieles

  • Son productos unisex y muchas veces envasados en monodosis

  • A partir de los 30 años su uso es conveniente y en los 40 casi obligatorio.

  • Debe aplicarse siempre con la piel completamente limpia, antes de la crema habitual, a la que no sustituye.

  • Son suficientes dos o tres gotas de sérum para cubrir las necesidades del rostro y el cuello.  

  •  

  •  Los mejores sueros de belleza