Más... Cara

 

 

 

La boca, centro de belleza

La boca es el centro de mira del rostro y, también es una zona en constante movimiento: con ella comemos, bebemos, besamos, hablamos, cantamos, masticamos chicle, fumamos, bostezamos, hacemos muecas y gestos expresivos... y nos encanta maquillarla, a veces con los colores más atrevidos y llamativos que se encuentran a nuestro alcance.

Que sea intencionadamente o no, la boca siempre dice lo mismo: "mírame".

Sin embargo, cuando nuestra barra de labios se desplaza por esas molestas líneas verticales, nos gustaría que la boca pasara más inadvertida. Desgraciadamente, la culpa no la tiene la edad, ni la fórmula del labial. ¿Cuántas veces se han visto a mujeres jóvenes padecer este problema, incluso con la mejor barra de labios? El constante movimiento de la boca, las agresiones del medio ambiente y el tabaco envejecen prematuramente esta delicada zona, formando arrugas verticales difíciles de camuflar, y aún más llamativas cuanto más vivo es el color de nuestra barra de labios.

El proceso es largo. No ocurre de la noche a la mañana. Investigaciones extensivas demuestran que la reacción defensiva de la piel frente a las agresiones tanto externas como internas es responsable de su propia destrucción. El mismo mecanismo natural que permite a la piel protegerse de los intrusos puede contribuir a debilitar sus reservas de colágeno y elastina.

La exposición a los rayos UVA y a la contaminación provoca la formación de radicales libres y la oxidación de las células. Para defenderse, la piel produce unas enzimas destructivas que no sólo neutralizan al radical libre, sino que dañan células sanas y fibras de colágeno y elastina. Es como si la piel reaccionara demasiado y se auto-destruyera. Esta reacción en cadena, repetida una y otra vez, acaba minando el soporte natural de elastina de la piel, creando profundos surcos, especialmente en el contorno de la boca.

Además, la deshidratación provocada por el medio ambiente, el tabaco o el aire acondicionado, provoca un sin fin de arrugas superficiales por las que también se desplaza la barra de labios.

Para cuidar y embellecer esta zona vulnerable, Estée Lauder propone un tratamiento específico que ofrece resultados inmediatos y visibles: LipZone. Esta crema-gel repara el contorno de la boca, proporciona protección, calma, y evita que se desplace la barra de labios. Es una fórmula ligera y de absorción instantánea, que deja la piel sedosa y mate, mejora en un 23% la piel del contorno de la boca, y aumenta un 34% la hidratación de la piel disminuyendo de forma considerable los muros del contorno de la boca.

También Juvena ha investigado una formulación específica para el contorno de la boca y los labios llamada Lip night care, que actúa sobre esa delicada zona durante toda la noche.

El color de fin de siglo

En las barras de labios de última generación, la pureza del color se obtiene a partir de unos pigmentos saturados, envueltos en una base de silicona micronizada, que a su vez flota en una matriz de cera. De esta forma, el color no se amarillenta ni se distorsiona con el tiempo. La misma tecnología permite que la barra se deslice maravillosamente sobre los labios, adheriéndose sin necesidad de apretar el trazo.

Una vez aplicada, se fija a los labios, permaneciendo siempre cremosa y confortable y ofreciendo un acabado semi-mate. Para que no deje huella, es necesario dejarla secar 90 segundos después de su aplicación, sin apretar ni frotar los labios entre sí, ni tocarlos con un tisú. Es intransferible, excepto al contacto con materias grasas.

El gran poder hidratante se consigue gracias a una combinación de Escualeno (un derivado de la aceituna, también presente en el sistema lipídico de la piel) y de Aceite de Jojoba. Por su parte, el Aloe Vera calma y alivia los labios frente a posibles irritaciones. También protege los labios con un potente anti-oxidante natural: la Vitamina E.

Las barras de labios que no dejan huella.

Max Factor fue la primera en lanzar una barra de labios permanente, que sólo se desprende con desmaquillante. Rápidamente todas las firmas de cosméticos han seguido su ejemplo.

Estée Lauder,  por ejemplo, ha perfeccionado sus fórmulas que no dejan huella. Mientras las barras de labios "transfert resistant' (intransferibles) suelen secar los labios, una de esas fórmulas, Indelible, ofrece un color puro e intenso, no deja huella en los vasos o tazas, no se infiltra por las líneas del contorno de la boca y permanece intacto durante largas horas. Además, acondiciona los labios, mejora su suavidad y flexibilidad, mientras los protege del medio ambiente. Existe en 8 tonos, todos sin sabor ni olor. Se retira perfectamente con una crema limpiadora corriente.

Trucos para estar mas bella - Lecciones de maquillaje - Tratamientos de belleza

 

© Copyright. Aviso legal Websites