Los labios y el cuello

LOS LABIOS

Los labios constituyen la zona más sensible y  frágil de la cara; son receptores sensibles, sufren las variaciones  de temperatura, dilatándose y retractándose con mucha rapidez y produciendo sequedad e incluso irritación.  Los labios carecen de película  que impide la deshidratación, por este motivo, el agua se evapora fácilmente y necesitan ser hidratados constantemente.
Todas estas características hacen de los labios una zona necesitada de atenciones constantes que pueden resumirse en tres actos: protección, hidratación y prevención antienvejecimiento.
Los cuidados diarios deben incluir también desmaquillarlos si se ha utilizado barra de labios

EL CUELLO

El cuello es el gran olvidado de los tratamientos de belleza, ya sean de cuerpo o de la cara, parece estar en una zona de nadie que no necesita cuidados, sin embargo la piel del cuello tiene unas características propias: sin llegar al extremo de los labios tiene una débil película hidrolípica que le dificulta la hidratación por lo que  debe estar especialmente incluido desde la juventud en todos los tratamientos que se dediquen a la cara. No  necesita un producto específico, pero es necesario  la aplicación de todos los productos que se dan en la cara, y también en el escote.